GRACIAS, CAPPACES

El blog de Carmen cumple 10 años y, con este motivo, pide que pensemos en algún texto con sentido que nos venga a la cabeza.

La verdad es que no recuerdo cómo ni cuándo llegué a Cappaces, supongo que en la búsqueda de comprender mejor a aquellas familias que analizaba desde un punto de vista profesional y científico. La sensación de que tenía que acercarme más a su experiencia y entender mejor la realidad de la discapacidad me llevaba a querer prescindir de intermediarios que contaran su historia. Sabía qué decía la literatura, los estudios, las investigaciones, los modelos de estrés, las escalas de bienestar, etc. Pero quería escuchar a las madres, con su propio lenguaje, de un modo espontáneo, directo, sin filtros.

Cappaces me ayudó a abrir la mirada (en ella descubrí a Katie Snow) y a comprender el valor de la lucha. Me ha ayudado a descubrir a otras familias, libros, películas, documentales, historias, materiales, recursos. Además de esto, también he sentido y conocido…

  •  la soledad de muchas madres (maravillosa la imagen del columpio que, curiosamente, también transmite paz): SOLEDAD
  • la tristeza al ver que el mundo transcurre por otros caminos que dejan fuera a personas como Antón; pero a la vez la esperanza de que hay mucha gente implicada en el cambio de rumbo QUIERO CREER EN LA BONDAD
  • la alegría profunda por los logros conseguidos que derriban prejuicios: HEMOS LLEGADO
  • el poder del capacitismo en nuestro mundo, aún hoy en el que parece que lo hemos conseguido (casi) todo: CAPACITISMO
  • la honda huella que dejan los buenos profesionales (siempre buenas personas); GRACIAS, JESÚS

Conocí Cappaces siendo Antón un niño, y hoy tengo la suerte de leer sus propias palabras y vivencias (algunas de ellas las comparto con mis alumnos/as, futuros educadores). Para muestra, un botón: ANTÓN FONTAO

La voz de Carmen ha dejado paso a la voz de Antón. Y quizá, Carmen, esto sea lo más bonito de este recorrido. Que tu lucha continua y que Antón, gracias al “andamio” que has colocado en su camino, sigue adelante, defendiendo aquello que tanto ha sufrido ¡y también celebrado! su madre.

Así que… ¡viva Cappaces y que cumpla muchos más!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s